Reid Sobre Los Beneficios Por Desempleo Y El Salario Mínimo

“Hoy en día, solo hay una plaza de trabajo abierta por cada tres personas quienes buscan empleo. Y la tasa de desempleo está al doble que en cualquier otro tiempo en que hemos permitido que los beneficios por desempleo de emergencia se agoten”.

“El no extender los beneficios por desempleo no solo perjudicará a los estadounidenses desempleados, también frenará a nuestra economía. Si no renovamos esta importante ayuda, nos costará más de 240.000 empleos”.

Este país no puede permitir que la desigualdad entre los ricos y quienes apenas tienen para sobrevivir continúe. Es por eso que los demócratas renovaremos nuestros esfuerzos en el 2014 para combatir la pobreza y la desigualdad económica”.

Washington, D.C. – El Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid hizo hoy las siguientes declaraciones en el pleno del Senado sobre la nominación de Janet Yellen para liderar a la Reserva Federal, la renovación de los beneficios por desempleo, y la importancia de aumentar el salario mínimo federal. A continuación su discurso tal como fue preparado:

“Les deseo a todos un próspero año Nuevo. Estoy optimista que este nuevo año traerá un nuevo espíritu de cooperación a esta Cámara.

“El Senado de los Estados Unidos aprobó varios proyectos de ley históricos incluyendo una reforma migratoria con sentido común, un acuerdo presupuestario, y una ley que previene la discriminación laboral basada en la orientación sexual.  Pero desafortunadamente también dejo varios asuntos pendientes.

“Hoy abordaremos dos asuntos que dejamos pendientes en el 2013: la nominación de Janet Yellen para liderar a la Reserva Federal, y la extensión de beneficios por desempleo para los 1,3 millones de estadounidenses que aún no pueden encontrar trabajo.

“En vez de celebrar el comienzo de un nuevo año, más de un millón de estadounidenses – incluyendo a 20.000 veteranos y a más de 60.000 nevadenses – se preguntan cómo van a proveer para sus familias y pagar la renta mientras encuentran trabajo.  Hoy en día, solo hay una plaza de trabajo abierta por cada tres personas quienes buscan empleo. Y la tasa de desempleo está al doble que en cualquier otro tiempo en que hemos permitido que los beneficios por desempleo de emergencia se agoten.

“El no extender los beneficios por desempleo no solo perjudicará a los estadounidenses desempleados, también frenará a nuestra economía. Si no renovamos esta importante ayuda, nos costará más de 240.000 empleos. En contraste, el ayudar a las personas quienes están buscando trabajo es la manera más eficiente de apoyar el crecimiento económico. De acuerdo a los economistas más destacados, por cada dólar que invertimos en los beneficios por desempleo, generamos $1,50 en crecimiento económico.

“Y en el 2012, medio millón de niños permanecieron fuera de la pobreza gracias a estos beneficios por desempleo. Es una vergüenza que el Congreso haya permitido que este programa tan importante – que ayuda a millones de familias estadounidenses – haya expirado en diciembre. Hoy, el Senado tiene la oportunidad de corregir esta terrible omisión.

“El Senado votará sobre el proyecto de ley Reed-Heller esta tarde. Espero que los Republicanos razonables y empáticos se unan a mi colega de Nevada y nos ayuden a aprobar este proyecto de ley hoy mismo.

“El aprobar este proyecto de ley es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra economía. También  es la manera más efectiva de abordar las consecuencias de la desigualdad económica en esta nación.

“Otra manera de sacar a millones de estadounidenses de la pobreza es el aumentar el salario mínimo para que corresponda al costo de vida.  Cuando un padre o una madre tiene que trabajar dos o tres trabajos y aun así no le alcanza para el mandado y la renta, es una señal de que algo está mal en el país.

“El año pasado, el 1 por ciento de  las familias recibieron una quinta parte de los ingresos de la nación – rompiendo un record establecido en 1928. Y desde 1980, el  1 por ciento vio sus salarios triplicar.

“Sin embargo, los salarios de las familias de clase media han permanecido estancados, mientras el costo de las viviendas, la comida, y la gasolina han subido.

“La verdad es que en las últimas tres décadas, los ricos se han vuelto más ricos, y los pobres más pobres, y la clase media está desapareciendo. Este país no puede permitir que la desigualdad entre los ricos y quienes apenas tienen para sobrevivir continúe. Es por eso que los demócratas renovaremos nuestros esfuerzos en el 2014 para combatir la pobreza y la desigualdad económica.

“Porque aunque felicitamos a los estadounidenses ricos por su buena fortuna, también creemos que es hora de que la clase media se beneficie de nuestra recuperación económica. Este es un país de oportunidades”.

 

###