Reid Sobre La Necesidad De Extender Los Beneficios De Desempleo De Emergencia

“Nuestras fortunas están entrelazadas. Una clase media que está desapareciendo no solo es un problema para las familias de clase media. Es un problema para los grandes y pequeños negocios. Es un problema que debería de preocuparle tanto al 1 por ciento más rico como al restante 99 por ciento”. 

“Nuestra economía está en riesgo a menos que protejamos y ayudemos a que la clase media crezca. La clase media es la base de nuestra economía”. 

“El restaurar los beneficios de desempleo no es suficiente para prevenir que la clase media desaparezca. Pero es un buen primer paso”.

Washington, D.C. –El Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid hizo hoy las siguientes declaraciones en el pleno del Senado sobre la importancia de restaurar los beneficios de desempleo de emergencia. A continuación su discurso tal como fue preparado:

“La semana pasada el Presidente Obama se dirigió al Congreso y la nación, y describió los desafíos que las familias estadounidenses enfrentan: los salarios están por los suelos, el costo de la educación muy alto, y hay muy pocos nuevos empleos. Estos desafíos evitan que los estadounidenses puedan salir de la pobreza y llegar a formar parte de la clase media.  Y a menos que le abramos las puertas de la oportunidad a cada niño de esta nación, nuestros nietos tendrán jornadas de trabajo más pesadas y largas para sobrevivir que las que trabajamos nosotros.

“Leí con interés un artículo publicado ayer en la sección de negocios  del New York Times  que  sugería que las familias más ricas y las corporaciones deberían de preocuparse por estas  tendencias y el encogimiento de la clase media, tal como me preocupo yo. El artículo describe el fracaso de las empresas que le venden sus productos a la clase media. Mientras que tiendas de lujo como Barneys y Nordstrom florecen, otros como J.C Penney and Loehmann se desmoronan. Mientras que restaurantes como el Capital Grille florecen, otros como Red Lobster se hunden.

“El Times escribió ayer que: ‘A medida que los políticos y expertos en Washington continúan discutiendo sobre la desigualdad económica, ese debate no existe entre las corporaciones estadounidenses. La realidad es que poco a poco los clientes de los negocios que venden sus productos a la clase media están desapareciendo mientras que las tiendas de lujo se alejan más y más de su alcance.’

“Los analistas de esta industria dicen que los negocios que venden productos al 1 por ciento más rico de la población están prosperando. Pero los negocios que se enfocan en la clase media están desapareciendo junto con su clientela.

“Las familias ya no salen a comer espagueti con albóndigas. Ya no le están comprando jeans o mochilas nuevas a sus hijos. Compras que alguna vez eran consideradas modestas se han convertido en lujos inasequibles.

“Y aunque la economía si está creciendo a pesar de esta esta tendencia, los economistas temen que este crecimiento no es sostenible. Un economista le dijo al Times : ‘Será muy difícil mantener un fuerte crecimiento económico con tan grande porción de la población quedándose atrás.  Tal vez podamos librarla – pero, ¿podremos recuperarnos?

“En otras palabras, nuestras fortunas están entrelazadas. Una clase media que está desapareciendo no solo es un problema para las familias de clase media. Es un problema para los grandes y pequeños negocios. Es un problema que debería de preocuparle tanto al 1 por ciento más rico como al restante 99 por ciento.

“¿Podremos recuperarnos cuando tantos se están quedando atrás? Es una buena pregunta -  y es alarmante. Nuestra economía está en riesgo a menos que protejamos y ayudemos a que la clase media crezca. La clase media es la base de nuestra economía.

“Para lograr esto, el Presidente Obama  pidió que invirtamos en nuestro futuro – invertir en una infraestructura que cumpla las necesidades del Siglo XXI, en la educación preescolar universal y  la educación superior; invertir en la investigación médica y en empresas para que fabriquen  sus productos en los Estado Unidos.

“El Presidente también le pidió al Congreso que aumentara el salario mínimo a $10.10 dólares la hora – un paso adelante que garantiza que ningún trabajador estadounidense viva en la pobreza.  Esta propuesta – respaldada por siete economistas ganadores del premio nobel – sacaría de la pobreza a millones de familias, y le daría la oportunidad de graduarse de la universidad a millones de niños que de otra manera no podrían tener un buen trabajo que los mantuviera fuera de la pobreza.

“Pero también hay otra cosa que el Congreso pudiera hacer esta semana para evitar que miles de familias estadounidenses desciendan a la pobreza. Debemos extender los beneficios de desempleo para 1,6 millones de personas quienes no han podido encontrar trabajo por varios meses. Estos beneficios de emergencia asegurarán que más de 2,3 millones de niños tengan acceso a comida nutritiva y un lugar seguro a donde vivir mientras que sus padres consiguen empleo.

“El restaurar los beneficios de desempleo no es suficiente para prevenir que la clase media desaparezca. Pero es un buen primer paso”.

 

###