Reid Sobre La Necesidad De Proteger Las Decisiones De Cuidado De Salud De Las Mujeres

Bookmark and Share

Washington, DCEl Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid hizo hoy las siguientes declaraciones en el pleno del Senado sobre la necesidad de proteger el derecho de las mujeres de tomar decisiones sobre el cuidado de su salud, a pesar de que los republicanos del Senado no están interesados en hacerlo. A continuación, su discurso tal como fue preparado:

“La semana pasada el líder republicano esencialmente declaró victoria en la batalla por la igualdad de las mujeres estadounidenses diciendo, ‘hemos progresado en la igualdad salarial y ahora hay muchísimas mujeres a cargo de las compañías más importantes… tal vez esté equivocado, pero creo que las barreras [para las mujeres estadounidenses] son más bajas’. El líder republicano parece estar insinuando que los obstáculos previniendo que las mujeres sean tratadas de igual manera bajo la ley han sido conquistados – que la desigualdad se ha acabado. Lo único que le falta a las declaraciones del líder republicano es un buque de guerra que diga ‘MISION CUMPLIDA’. El líder republicano dijo que el luchar por la igualdad por las mujeres es equivalente a ofrecerles un ‘trato preferencial’. Eso es sorprendente y perturbador. La verdad es que sin importar lo que digan los republicanos en el Congreso, las barreras que enfrentan las mujeres estadounidenses son reales, y substanciales.

“Por ejemplo, el líder republicano mencionó la igualdad salarial. Las mujeres estadounidenses ganan 77 centavos por cada dólar que sus colegas ganan por hacer el mismo trabajo. Pero en vez de trabajar con los demócratas del Senado para ofrécele igualdad salarial a las mujeres, los republicanos se rehúsan a tan siquiera debatir un proyecto de ley. El líder republicano también habló sobre el creciente número de  mujeres a cargo de las compañías más importantes del país. Según la revista Fortune, de las 500 compañías más importantes del mundo, solo 24 tienen mujeres sirviendo como sus directoras generales. Esto equivales a 4,8 por ciento de las Compañías del Fortune 500. El que el líder republicano crea que 1 en 20 es un buen número refleja las creencias anticuadas de los republicanos sobre las mujeres estadounidenses trabajadoras. Pero quizás lo más preocupante de estas barreras de la desigualdad que enfrentan las mujeres es la reciente decisión de las Suprema Corte del caso Hobby Lobby. Hace apenas unas semanas, 5 hombres en las Suprema Corte le dieron a los empleadores el derecho de interferir en las decisiones de sus empleados sobre el uso anticonceptivos. En sus decisiones de los casos Hobby Lobby vs. Burwell y Conestoga vs. Burwell, estos 5 jueces dictaron que las compañías con fines de lucro pueden oponerse a proveer cobertura para comprar anticonceptivos basándose en sus creencias religiosas aun cuando sus empleados no comparten estas.

“La decisión de la corte le quita a las mujeres el derecho de tomar sus propias decisiones de cuidado de salud, y permite que las mesas directivas de las grandes empresas tomen la última decisión sobre el acceso que sus empleados pueden tener a los anticonceptivos. ¿Cómo es posible que en el Siglo XXI tengamos que debatir si los empleadores deberían de entrometerse en la planificación familiar de sus empleados? ¿Debieran las creencias de los empleadores dictar las decisiones de algo tan personal y privado como el uso de los anticonceptivos? La semana pasada, los Senadores Patty Murray y Mark Udall propusieron su proyecto de ley ‘No es el Asunto de mi Empleador’ para revertir la decisión Hobby Lobby. Este proyecto de ley haría ilegal el que una compañía negara beneficios de cuidado de salud específicos, como los anticonceptivos. El proyecto de ley Murray- Udall preserva la excepción para las iglesias y las organizaciones religiosas sin fines de lucro que se oponen al uso de anticonceptivos.

“El uso de los anticonceptivos es algo personal, y no debería estar sujeto a las creencias personales o religiosas de un empleador. Si no, ¿en dónde pararía?  Como lo dijo la juez Ruth Bader Ginsburg en su opinión disidente, “¿Esta excepción también aplicaría a objeciones religiosas basadas en transfusiones de sangre; antidepresivos; medicinas que contienen ingredientes derivados del puerco, incluyendo la anestesia, líquidos intravenosos, y píldoras con gelatina; y vacunas? Y como la juez Ginsburg recalca, la decisión de la corte es resbalosa. Abre la puerta a un sinnúmero de posibilidades en las que las mesas directivas toman decisiones sobre la cubertura de sus empleados. Al aprobar el proyecto de ley ‘No es el Asunto de mi Empleador’, el Senado de los Estados Unidos puede deshacerse de algunas de las barreras significativas de la desigualdad.

“Sin importar lo que digan los republicanos del Congreso, aún queda un largo camino para que las mujeres estadounidenses sean tratadas de igual manera ante todos los aspectos de la ley. Este proyecto de ley es un paso adelante en la dirección correcta. Ayudará a reparar el daño hecho por la Corte Suprema. Pero aún más importante, ayudará a asegurar que las mujeres estadounidenses puedan tener acceso a la cobertura médica que necesitan y se merecen”.

 

###

Bookmark and Share