Reid Sobre La Crisis Humanitaria En La Frontera Sur

Nos estamos enfrentando a una crisis humanitaria en nuestra frontera sur. Miles de inmigrantes, en su mayoría niños, están llegando a nuestra frontera y a otros países de la región, para escapar la creciente ola de violencia en Centro América”.

 “Esta crisis humanitaria en nuestra frontera no tiene nada que ver con los DREAMERs, niños quienes han vivido en los Estados Unidos casi toda su vida como estadounidenses, aunque fueron traídos aquí ilegalmente. Pero los republicanos insisten que los dos asuntos están vinculados, algo que no es cierto”.

“El mundo está viendo como respondemos a esta crisis. El Congreso debe de actuar ya, y otorgarle a la administración los fondos que necesita para hacerse cargo de estos niños y niñas”.

 

Washington, D.C. – El Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid hizo hoy las siguientes declaraciones en el pleno del Senado sobre la crisis humanitaria en la frontera sur. A continuación, su discurso tal como fue preparado:

Nos estamos enfrentando a una crisis humanitaria en nuestra frontera sur. Miles de inmigrantes, en su mayoría niños, están llegando a nuestra frontera y a otros países de la región, para escapar la creciente ola de violencia en Centro América.  La mayoría de estos niños provienen de tres países– Honduras, El Salvador, y Guatemala – donde reina el crimen y la impunidad. Honduras es la capital de los asesinatos del mundo. Hay más asesinatos per cápita que en cualquier otra nación en el planeta. El Salvador se encuentra en cuarto lugar y  Guatemala en quinto lugar.

“De hecho, sabemos que casi todos los homicidios en estos países se llevan a cabo en las ciudades de las que estos niños están huyendo. La inmigración no solo ha aumentado en los Estados Unidos pero también en los países aledaños, ya que las personas están escapando de la violencia.  Los ciudadanos de estas tres naciones también son afectados por las altas cifras del tráfico humano, tráfico de drogas, ataques sexuales, y corrupción. Estos lugares no son lugares seguros para vivir – mucho menos para sobrevivir.

“Aquí hay un ejemplo del porque estos niños están huyendo de sus países. Esta historia sobre un niño llamado Cristian fue publicada por el New York Times:

“Christian Reyes, de 11 años, estudiante de sexto grado de la ciudad de Nueva Suyuapa, a las afueras de la capital, me dice que se quiere salir de Honduras pronto, no importa lo que pase.

“En marzo, su padre fue asaltado y asesinado por pandillas mientras trabajaba como guardia de seguridad protegiendo a un camión de una panadería. Su mama usó el dinero que recibió del seguro de vida para contratar a un coyote que la llevara a Florida. Ella prometió que lo mandaría traer pronto. Tres personas que el conoce fueron asesinadas este año. A principios del año, cuatro personas fueron balaceadas en una esquina cercana a su casa en menos de quince días. Una niña de su edad se resistió cuando intentaron robarle cinco pesos.  Le pegaron en la cabeza, y fue arrastrada por dos hombres que le cortaron el cuello, pusieron su ropa interior en la herida y abandonaron el cuerpo enfrente de la casa de Christian. ‘Yo me voy, yo me voy este año’, dijo el niño.

“Después de escuchar esa historia, ¿puede alguien culpar a estos niños y a sus familias por tratar de hacer todo lo posible por sobrevivir? Uno solo se puede imaginar que tan malas están las cosas en sus casas, si estos niños están dispuestos hacer este peligroso viaje con poca agua y comida, poniéndose a la misericordia de ladrones, coyotes, y carteles de drogas. Estos niños están tan desesperados que cuando llegan a nuestra frontera, se entregan de inmediato a los agentes de la patrulla fronteriza. Así que no importa lo que el pueblo estadounidense escuche decir a las críticas republicanas, esto es un problema que va más allá de construir un muro fronterizo más alto o de instalar más alambres de púas, o más aviones no tripulados, o más helicópteros, o la guardia nacional de Texas.

“La verdad es que hemos tomado pasos significativos para asegurar a nuestra frontera y esas medidas están trabajando. Hay más recursos y tecnología, y más personal para asegurar la frontera que en cualquier otro tiempo en la historia de este país.  Hemos contratado casi el doble de agentes de la patrulla fronteriza. Tenemos aviones no tripulados patrullando nuestros cielos, y estamos arrestando a inmigrantes indocumentados y traficantes de drogas cuando tratan  de cruzar la frontera. Después de visitar el Valle del Rio Grande, un reportero de Fox News dijo: “Hay evidencia de que la frontera está segura, tal como está ahora, se ve segura, bastante segura”. Eso fue reportado por Fox News – quienes no son conocidos por ayudar al Presidente Obama. Pero si no quieren creerle a Fox News, el fin de semana pasado, varios Senadores viajaron al Valle del Rio Grande para ver esta crisis por ellos mismos. Uno de los senadores le pregunto a un agente de la patrulla fronteriza que si era cierto que la frontera estaba más segura que nunca. El agente le dijo: ‘Si, es verdad’.  ¿Cómo se compara esta respuesta con lo que estamos escuchando de los republicanos aquí en el Congreso? Esta mañana, el líder republicano estuvo en desacuerdo con nuestros agentes de la patrulla fronteriza diciendo que la crisis ‘ejemplifica que nuestra frontera no está segura’. Así que, ¿a quién le creemos? ¿A los agentes de la patrulla fronteriza quienes trabajan en la frontera todos los días, o al líder republicano? Me inclino a estar de acuerdo con los agentes fronterizos.

“Nuestra frontera está segura gracias a la patrulla fronteriza, pero no están entrenados para cuidar a miles de niños. Lo que necesitamos ahorita son los recursos para que podamos temporalmente alimentar a estos niños, comenzar su proceso de deportación o asilo, y darles a los agentes de la patrulla fronteriza las herramientas que necesitan para que mantengan segura a nuestra frontera. Nuestra meta debe de ser el tratar a estos niños de una manera digna consistente con los valores estadounidenses. Y los fondos supleméntales de emergencia solicitados por la Casa Blanca harían precisamente eso. Si el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Salud y Servicios Humanos no reciben estos recursos, se les acabará el dinero en Agosto. Pero lo único que está haciendo el Congreso es culpar al Presidente Obama. Los republicanos del Congreso dicen que los miles de niños llegando a nuestro país es el resultado del programa de acción diferida del Presidente Obama. Esas son tonterías.

“Cristian, el niño del artículo del New York Times, no menciona a DACA. No hace mención de los DREAMERs. El solo habla sobre el asesinato de su padre. Él está huyendo de la violencia. Estos niños están huyendo de Honduras, El Salvador, y Guatemala yendo a cualquier lugar que puedan para escapar la violencia. Y no solamente se están yendo a los Estados Unidos; también están llegando a Panamá, Nicaragua, Costa Rica, y Belice. En esos países, los casos de asilo han aumentado un 712 por ciento en los últimos años. Esta crisis humanitaria en nuestra frontera no tiene nada que ver con los DREAMERs, niños quienes han vivido en los Estados Unidos casi toda su vida como estadounidenses, aunque fueron traídos aquí ilegalmente. Pero los republicanos insisten que los dos asuntos están vinculados, algo que no es cierto.

“El Senador por Texas Ted Cruz es uno de los republicanos quienes están tratando de mesclar a estos dos grupos de niños. De hecho, el Senador Cruz dice que antes de que él apoye otorgar los fondos suplementarios a la Casa Blanca, el Presidente Obama debe de terminar con el programa de acción diferida. Los republicanos en el Congreso están tratando de usar a estos niños como fichas de póker para salirse con la suya. Eso es vergonzoso. El líder asistente republicano John Cornyn, quien ha propuesto un proyecto de ley para que estos niños no tengan acceso a un juez, apoya el plan del Senador Cruz. El proyecto propuesto por el Senador de Texas deportaría a estos niños a los lugares más peligrosos sin tomar en cuenta su bienestar. Ninguno de los planes propuestos por los senadores por Texas afronta el verdadero problema. ¿Y cuál es el problema? ¿Por qué están llegando estos niños a nuestra frontera sur? Como lo dijo el Premio Nobel Oscar Arias en su columna de opinión en el Washington Post ayer: ‘La raíz del problema está en la violencia y la pobreza que hacen intolerable sus vidas en casa’.

“El deportar a los DREAMERs, o el acelerar el proceso de deportación para mandar a estos niños de regreso a sus países repletos de crimen, no resuelve la raíz del problema. De hecho, solo separará a las familias que ya están aquí, y asegurará que veamos a estos niños en tan solo unos meses – si sobreviven – cuando emprendan su camino hacia los Estados Unidos otra vez.

“En vez de jugar a la ‘papa caliente’ con el bienestar de miles de niños inocentes, tratémoslos de una manera humana a medida que resolvemos esta crisis. Necesitamos darle los recursos que necesitan nuestros agentes de la patrulla fronteriza para que se hagan cargo de estos niños de Centro América. Necesitamos que los jueces escuchen a estos niños y determinen si necesitan protección o si necesitan ser regresados a sus países de origen.

“El mundo está viendo como respondemos a esta crisis. El Congreso debe de actuar ya, y otorgarle a la administración los fondos que necesita para hacerse cargo de estos niños y niñas, y fortalezcan la infraestructura para poder procesar los miles de casos de asilos y deportaciones”.

 

###