Reid sobre el fallo de la Suprema Corte en el caso United States v. Texas

Washington, D.C. – El líder demócrata del Senado Harry Reid hizo las siguientes declaraciones después de que la Suprema Corte de Estados Unidos no lograra llegar a una decisión en el caso United States v. Texas. El programa de Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA) y la ampliación del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se mantendrán bloqueadas.

“Estoy extremadamente decepcionado que la Suprema Corte no haya llegado a una decisión mayoritaria, resultando en un empate de 4-4. La decisión dividida de hoy no clasificó al programa como inconstitucional. Sin embargo, destacó cómo una Suprema Corte incompleta no puede dar justicia al pueblo estadounidense. Demostró la necesidad de tener una Suprema Corte que funcione y que los republicanos trabajen sin demora para confirmar al juez Merrick Garland. Hasta que eso no suceda, este programa con sentido común se mantendrá bloqueado y millones de familias continuarán viviendo con el temor de perder a un ser querido a la deportación. Insto al Departamento de Justicia a explorar todas las opciones legales, y apoyo firmemente el llamado a una nueva audiencia cuando haya una corte completa.

“No satisfechos con el estancamiento en el Senado, los republicanos están trayendo la obstrucción al poder judicial. En semanas recientes, la Suprema Corte no ha podido lograr una mayoría en varios casos importantes y preguntas que está considerando. Debido a la obstrucción sin precedentes de los republicanos y su negativa  a cumplir su deber constitucional, millones de familias estadounidenses no están recibiendo la justicia que merecen.

“Esta demanda con motivos políticos presentada por los republicanos no hace nada para reformar nuestro roto sistema migratorio y solo sirve para sembrar el miedo y la incertidumbre en hogares por todo el país. La demanda también ataca a las familias estadounidenses: la gran mayoría de las familias que calificarían para DAPA y DACA incluyen ciudadanos estadounidenses que han sido parte de nuestras comunidades por décadas. Este caso es un ataque republicano en contra de las familias Latinas.

“Los republicanos tuvieron innumerables oportunidades para someter  la reforma migratoria del Senado a votación. Pero prefirieron perder el tiempo y dinero de los contribuyentes para tratar de quitarle los fondos a las acciones ejecutivas, ponerle fin a la ciudadanía por nacimiento y deportar a los DREAMers. Los republicanos dicen que quieren una solución legislativa para nuestros problemas migratorios, sin embargo, estas acciones revelan sus verdaderas intenciones. Insto a mis colegas republicanos en el Congreso a que trabajen con los demócratas para encontrar una solución con sentido común a los problemas migratorios de nuestro país”.