Reid: En lugar de ofrecer un proceso de confirmación justo, Grassley opta por obediencia ciega al liderazgo republicano

Washington, D.C. – El líder demócrata del Senado Harry Reid hizo hoy las siguientes declaraciones en el pleno del Senado sobre la obediencia ciega del senador Grassley al liderazgo republicano al bloquear el nominado del presidente Obama a la Suprema Corte. A continuación, su discurso:

 “‘Justa’, ‘respetuosa’, ‘reflexiva’ y ‘minuciosa’. Estas son palabras que el senador Grassley usó en el pasado para describir la manera en que se deberían considerar las nominaciones a la Suprema Corte en el Senado. ‘Justa’, ‘respetuosa’, ‘reflexiva’ y ‘minuciosa’.

“En junio de 2010, el senador de Iowa dijo:

‘Siempre he opinado que el Senado necesita llevar a cabo un análisis integral y cuidadoso de los nominados a la Suprema Corte. Es importante que el nominado sea considerado de manera justa, respetuosa y también reflexiva’.

“Ese mismo mes dijo lo siguiente:

‘Estoy comprometido a asegurar que este proceso sea justo y respetuoso pero también minucioso. La Constitución le encarga a nuestro Senado llevar a cabo un análisis del historial y la formación del nominado’.

“Aún no era presidente del comité judicial cuando hizo estos comentarios. Pero el senador Grassley es el presidente del comité, el comité en el que ha servido por décadas. Y ahora que el senador Grassley es responsable de la consideración en el Senado de los nominados a la Suprema Corte, ha elegido una estrategia que no podría distar más del enfoque ‘justo’, ‘respetuoso’, ‘reflexivo’ y ‘minucioso’ que una vez predicó.

“En lugar de ejercer lo que era una célebre independencia, mi amigo ha seguido la línea del líder republicano y se está rehusando a darle al nominado del presidente Obama a la Suprema Corte siquiera una reunión, audiencia ni votación. Justo después del anuncio de la muerte del magistrado Scalia, el líder republicano descarriló el proceso de nominación a la Suprema Corte aquí en el Senado al declarar que los republicanos no considerarían al nominado del presidente.

“Entonces el líder republicano decidió tomar control del comité judicial, presionando al senador por Iowa y a sus colegas de comité para que cedieran su independencia y se alinearan. Tras puertas cerradas, el líder republicano presionó a los once republicanos que conforman la mayoría del comité para que firmaran un juramento de lealtad. Este juramento de lealtad, que cedió el papel de un gran comité, fue una carta compromiso con las demandas del líder republicano y bloqueando la consideración del nominado del presidente Obama a la Suprema Corte.

“Esta semana, el senador Grassley habló sobre la presión que ocurrió. El martes, en una entrevista con una televisora local de Iowa, le preguntaron si el liderazgo republicano había ejercido presión excesiva. Esto fue lo que dijo el senador sobre cómo los miembros republicanos del comité firmaron ese juramento de lealtad: ‘Algunos mostraron reticencia, pero todos firmaron’.

“No culpo a los colegas del senador Grassley por su reticencia. El comité judicial tenía una gran historia de independencia y transparencia. Este comité ha estado en existencia por 200 años. Fue establecido como uno de los once comités permanentes originales. Es entendible que los republicanos se rehúsen a ceder su independencia. No culpo a esos senadores por mostrar reticencia a seguir las órdenes de no hacer su trabajo. No los culpo por su reticencia a acabar con la independencia del comité judicial, asegurando así que la gran reputación de este comité quede en el pasado.

“Me hubiera gustado que los republicanos del comité judicial fueran un poco más reticentes a firmar el juramento McConnell-Grassley de no hacer su trabajo. Y parece ser que los votantes republicanos también. Según una nueva encuesta de CNN, dos tercios de los republicanos quieren audiencia para el nominado del presidente a la Suprema Corte. La promesa republicana de obstruir no le parece lógica ni siquiera a su propia base.

“La fidelidad ciega del senador por Iowa a las órdenes del liderazgo no para allí. El presidente del comité judicial fue demasiado tímido para siquiera reunirse con el presidente Obama sin el permiso del líder republicano. Se rehusó a ir a la Casa Blanca sin el líder republicano. Cuando por fin nos reunimos con el presidente Obama el martes, el líder republicano y Grassley no se comprometieron a conocer al nominado, llevar a cabo audiencias ni votar sobre el nominado.

“Esto no es lo que abogaba el senador Grassley antes de que su partido asumiera la mayoría. En enero de 2015, el senador por Iowa dijo lo siguiente en el pleno del Senado:

‘Debemos regresar a la época cuando teníamos orden regular en el Senado. Tenemos que hacer las cosas de la manera que Madison tenía previsto’.

“Todo lo que ha hecho el presidente del comité desde que asumió su puesto contradice esas palabras. Permitir que once hombres republicanos del comité judicial – y todos son hombres – decidieran por 100 senadores y 300 millones de estadounidenses que no le darían por lo menos una reunión, audiencia y votación al nominado del presidente Obama a la Suprema Corte no es la definición de orden regular. Es lo más cercano que podemos estar a un orden irregular.

“Dada la oportunidad, el presidente del comité prefirió la obediencia ciega a los líderes de su partido a presidir un proceso justo. Nada de lo que ha hecho el presidente del comité judicial desde que abrió la vacante en la Suprema Corte se puede considerar como orden regular.

“Trabajar tras puertas cerradas se ha vuelto costumbre del senador Grassley y el comité judicial. Buscó agendar una audiencia de comité  – una reunión que generalmente está abierta al público – tras puertas cerradas. Cuando los demócratas se opusieron, el presidente del comité pospuso la reunión.

“Esto no es transparencia. Esto es obstruccionismo y caos. Hasta los republicanos están de acuerdo. El senador por West Virginia dijo la semana pasada:

‘¿Me preocupa que esto haga que el Senado parezca disfuncional? Me preocupa un poco’.

“Eso le preocuparía un poco al senador por West Virginia, pero es de gran preocupación para el pueblo estadounidense.

“La buena noticia es que esto tiene remedio rápido. Lo único que mi amigo de Iowa debe hacer es usar su autoridad como presidente del comité judicial y darle una audiencia y votación al nominado del presidente Obama a la Suprema Corte. Lo único que debe hacer es cumplir su palabra y ser ‘justo’, ‘respetuoso’, ‘reflexivo’ y ‘minucioso’.

“Simplemente – necesita dejar de seguir ciegamente al líder republicano y hacer su trabajo”.