Después de los ataques del 11 de septiembre del 2001, los estadounidenses se dieron cuenta que nuestro país era vulnerable a los ataques terroristas, y que debíamos hacer más para proteger y asegurar nuestra nación. Estos retos y responsabilidades han exigido un fuerte liderazgo, y al mismo tiempo me siento orgulloso del progreso que hemos hecho protegiendo a Nevada y a nuestra nación.

Protegiendo a Nevada

Debido al enorme crecimiento de la población en nuestro estado y los más de 50 millones de visitantes anuales que viajan a Nevada, es esencial que las autoridades federales, estatales y locales mejoren continuamente su comunicación y coordinación para la seguridad del estado. He trabajado para proporcionar una mayor cantidad de fondos federales para la seguridad de Las Vegas y Reno, y voy a seguir trabajando para asegurar que nuestros funcionarios federales y los departamentos de policía locales tengan los recursos que necesitan para mantenernos seguros. Por ejemplo, trabajé para asegurar que Las Vegas permaneciera en la lista de la Iniciativa de Seguridad de Áreas Urbanas (UASI por sus siglas en inglés), un programa de subvenciones federales que otorga fondos a áreas urbanas de todo el país para mejorar la seguridad pública. Nevada ha recibido más de $53 millones de dólares del programa de subvenciones del UASI. Este dinero es esencial para los socorristas y personal de emergencia en su lucha para proteger a los residentes de Nevada y a los millones de turistas quienes visitan nuestro estado cada año.

Por esa razón propuse la Ley para Mejorar la Seguridad Nacional. Esta importante ley continúa fortaleciendo la seguridad nacional basándose en las recomendaciones de la Comisión del 9/11.  Esta ley modificó las fórmulas que determinan a quien se le otorga subvenciones de seguridad para incluir a poblaciones temporales como los turistas. Durante los cinco años previos al 2007, el programa de subvenciones de seguridad nacional distribuía fondos arbitrariamente sin importar el tamaño o las  necesidades de los estados individuales. Esta ley también aumentó el monto de los fondos que pueden ser otorgados a estados con alto riesgos de seguridad como Nevada. La nueva fórmula distribuye fondos basándose en el nivel de riesgo que corre cada estado frente a un ataque terrorista. Los fondos serán asignados mediante la Iniciativa de Seguridad de Áreas Urbanas, subvenciones del Departamento de Seguridad Nacional, y subvenciones de comunicaciones de emergencia y de interoperabilidad. También designé 22 millones de dólares en el 2009 para el Sitio de Seguridad Nacional de Nevada como parte del Consorcio Nacional de Preparación Domestica del Departamento de Seguridad Nacional.

Como parte de nuestros esfuerzos para protegernos de los ataques bioterroristas, facilité la creación del Centro Nacional de Monitoreo Biológico para mejorar la habilidad del gobierno en la identificación y diseminación de información sobre amenazas biológicas. He apoyado programas que resguardan y destruyen armas biológicas y nucleares en la antigua Unión Soviética, incluyendo el tratado START, al igual que otras medidas que aumentan los fondos para los programas de anti proliferación de armas biológicas.

Protegiendo Nuestras Cortes

La trágedia en el Edificio Federal de Lloyd George en Las Vegas fue un recordatorio sombrío sobre lo importante que es proteger nuestras cortes federales. Por eso trabajé para aprobar la Ley Para Mejorar la Seguridad Dentro de las Cortes Federal, la cual autorizo más de $45 millones de dólares en subvenciones para el mejoramiento de la seguridad de cortes federales y nuevos equipos para el personal de seguridad, aumenta las multas por agredir a un funcionario público, abogado o testigo, y aumentó la protección para jueces y sus familias de personas quienes quieran hacerles daño. También, he trabajado con la oficina de los US Marshalls para asegurar que  tengan los recursos necesarios para mantener nuestras cortes seguras y contratar más personal de seguridad para resguardarlas.

Seguridad Cibernética

No hay una amenaza mayor en el Siglo XXI para nuestro país que un ataque cibernético. La “interconexión” entre nuestra infraestructura económica, militar, energética, y de transporte ha creado nuevas vulnerabilidades. Las Vegas se encuentran en la cima de una de las mayores intersecciones de redes de fibra óptica del mundo. Los piratas informáticos, las redes del crimen organizado,  y los terroristas han comenzado a usar cada vez más  las redes tecnológicas para robar identidades personales, obtener secretos comerciales, amenazar infraestructuras críticas como la red eléctrica y hasta robar bancos. Si bien Estados Unidos ha sido el principal innovador del mundo en el desarrollo de la tecnología informática, debemos tener la capacidad de identificar, detener, y procesar a estos criminales cibernéticos.

Por eso lideré los esfuerzos en el Senado para aprobar una ley integral para mejorar la seguridad cibernética de nuestro país y dar a nuestro gobierno las herramientas necesarias para prevenir y combatir los ataques cibernéticos. En el 2011 me uní a los presidentes de siete comités claves para presentar la Ley de Seguridad Cibernética y Competitividad Cibernética del 2011, la cual establece un camino para mejorar las defensas cibernéticas de nuestra nación. En agosto y noviembre del 2012, puse una ley similar a votación en el Senado –  la Ley de Seguridad Cibernética del 2012.  Desafortunadamente, en ambas ocasiones, mis colegas de la otra bancada decidieron poner los intereses de las corporaciones por encima de la seguridad de nuestra nación al rechazar esta importante propuesta. Seguiré trabajando con mis colegas de ambas bancadas para aprobar una ley integral de seguridad cibernética.

Primeros Auxilios

Nuestros policías y bomberos locales, y todos aquellos quienes sirven en la Guardia Nacional son los encargados de nuestra seguridad y protección. Son clave para nuestra seguridad nacional, y siempre he apoyado fondos para la policía local. Durante mis viajes a través de Nevada, he aprendido que la seguridad nacional empieza en nuestras comunidades, por lo que me comprometo a seguir proveyendo entrenamiento, equipo, y la tecnología necesaria a nuestro personal de primeros auxilios.

He conseguido fondos de más de $100 millones de dólares desde el año 2000 para satisfacer las necesidades del personal de primeros auxilios. Por ejemplo, ayudé a conseguir fondos para un Centro de Comando Móvil en el sur de Nevada para mejorar la comunicación y respuesta de la oficiales policía en caso de una emergencia. Y en las áreas rurales de Nevada, ayudé en la compra de equipo para que las enfermeras puedan hacer exámenes de abuso sexual.  En Mayo del 2012, tuve el placer de anunciar que la Ciudad de Reno recibiría una subvención de $13.707.520 dólares para contratar a 64 bomberos y poder mantener a 14 estaciones de bomberos abiertas. Los fondos provienen de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) y es parte de los programas de subvenciones de emergencia SAFER. SAFER otorga fondos a departamentos de bomberos locales para ayudarles a incrementar el número de bomberos entrenados.